domingo, 18 de junio de 2017

Reflexiones de una opositora dolida Vol. II

Hace un año me encontraba realizando las oposiciones al cuerpo de Maestros en León, hace un año me sentía como me siento hoy y escribí lo siguiente:

“Llegados a este punto en que mañana es el momento de demostrar lo que llevo haciendo todo el año, sólo me cabe decir que estoy ACOJONADA... Tras un año estudiando miles de supuestos prácticos, temas de oposición y diseñando una programación que puede que ni exponga si no paso la primera fase, sólo me queda decir que el sistema de oposición es una mierda, que por mucho que digan no voy a ir a demostrar si soy mejor maestra, que si fallo no será porque no valgo sino porque es un proceso selectivo que acaba con las personas y que el mayor fallo es no intentarlo...

Llegados a este punto te planteas si te ha merecido la pena perder horas con tus amigos, con tu pareja, con tu familia para llegar hasta aquí, que estamos cansados de decir NO a planes geniales y de oír que este año saco algo fijo, que yo lo valgo y que el esfuerzo tiene recompensa, que de algo me habrá valido un año de preparación y que seguro que después será menos de lo que espero, que la cuestión es tener suerte, que no me preocupe que sino es este año es el siguiente ¡no tenéis ni puta idea! Pero gracias por intentarlo...

Estamos cansados de que no comprendan que nos encerramos porque queremos labrarnos un futuro y que justo ahora te sientes engañado, porque no entiendes porque lo tuyo no se arregla con echar un puñado de curriculum en varias empresas sino que tienes que demostrar delante de un tribunal de oposición lo mucho que has memorizado de leyes, autores, principios pedagógicos y métodos...

Intento engañarme a mí misma diciendo que soy una superheroína que va a tener suerte en todo en la vida, pero ojalá lo fuese porque si consiguiese mañana triunfar sería la persona más feliz en la faz de la Tierra. Pero si no lo consigo me quedaré con que en este año he descubierto que mi vocación lo puede todo, que me da igual que la gente siga pensando que soy un bicho raro por haberme encerrado más que nunca este año y que he descubierto quien sí, quien no y quien nunca.”
Hoy 365 días después reitero lo dicho. Las oposiciones al cuerpo de Maestros no las entiendes si no las vives, nadie sabe lo que cuesta seguir al pie del cañón cuando los políticos se ríen en tu cara: Ahora hay oposiciones, ahora no, ahora me saco un decreto de la manga y las hay otra vez. Cuando piensas que las hay empieza la espera y es que a una semana del examen todavía no sabes donde te examinas.

Te levantas 7 días antes del examen y ves donde te ha tocado opositar, y te das cuenta que estas de suerte por tener familia en Madrid porque muchos compañeros que fueron "listos" reservaron el hotel pero les queda casi tan lejos como su casa y los que intentan reservar ahora o quieren algo más cercano van a pagar 200 euros por una pensión (que no es ni hotel de una estrella). Que como no te puedes permitir eso te vas a tener que levantar a las 6 de la mañana para poder llegar a la hora al examen porque como llegues un poco tarde ya no puedes ni entrar. Y entonces algo que parece tan irrelevante te hace sentir afortunada y a la vez apenada por ver que podrías estar en la misma situación que toda esa gente, que son tus compañeros, que no nos lo merecemos con todo lo que hemos luchado. 

Que ya es mala suerte que el mismo día que han decidido fechar la oposición sea el concierto único de Alejandro Sanz, el Download Festival y el inicio del Orgullo Gay. Pero no señores, no hacen las oposiciones con afán recaudatorio, no te han cobrado 70 € por un examen que quizás debería ser más barato y no han fechado el examen un fin de semana que Madrid está lleno para que paguemos reales barbaridades por dormir.

Por favor opositores, sentiros orgullosos porque sólo vamos a ir media España para luchar por 1500 plazas, porque nos están dando la oportunidad de trabajar de lo nuestro, porque están haciendo esto por nosotros y no por ellos, porque vamos a trabajar en la profesión más bonita del mundo gracias a unos políticos que han decidido darnos la oportunidad. ¿Qué oportunidad es esta en la que se han quedado casi 1.000 personas entre pinto y Valdemoro, ni admitidos ni excluidos? ¿Qué oportunidad si mucha gente no puede permitirse presentarse al examen porque esos 70€ de tasas, los 100€ de hotel y los 40€ de transporte para ir le sirven para pagar la renta del piso en el que viven? ¿Qué oportunidad si nos lo están poniendo cada vez más difícil?
Pero  no os dejéis llevar por el desánimo, no dejéis que esto os hunda, volver a ver el vídeo de Victor Küppers que os recomendé el otro día en el post "Cómo opositar y no morir a las puertasy quedaros con lo que decía:

 "No es lo mismo hacer cosas, que hacer cosas importantes. Y a veces perdemos la vida corriendo. Nacen, crecen, se reproducen, discuten y mueren (...) No se trata de hacer cosas extraordinarias, se trata de disfrutar las pequeñas cosas ordinarias: el desayuno, el bocadillo de queso, una cervecita..."

"En la vida nos guste o no las cosas son como son y no como nos gustaría que fuera. Nosotros no tenemos la baraja, dios baraja y reparte y a nosotros nos caen las cartas. Si, si, pero nosotros jugamos y la grandeza se demuestra jugando. Eso es lo que separa a los grandes de los mediocres. Nunca, nunca, nunca, nunca, nunca podremos elegir las cartas que nos caen, ni devolverlas (...) ahora siempre, siempre, siempre, siempre, siempre podemos elegir nuestra actitud (...) y eso es lo que separa los cracks de los chusqueros"

Gracias Señor Consejero, gracias señor ministro por darnos esta oportunidad.
Gracias mundo por seguir denigrando la profesión de maestro sin tener ni idea de lo que supone llegar a serlo.

Gracias Mamá y Papá por hacerme valiente y con ganas de seguir luchando a pesar de los obstáculos, por apoyarme moral y económicamente.
Gracias amigos y pareja por saber esperar y por estar ahí a pesar del humor, de los momentos de agonía, de los lloros y las quejas.
Gracias Compañeros maestros por demostrar el gran compañerismo, sigamos unidos luchando y algún día conseguiremos mejorar esto.
Gracias lectores por perder vuestro tiempo leyendo estas líneas que quizás cambien vuestra perspectiva hacia la profesión del docente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario