lunes, 24 de julio de 2017

Donde duermen los sueños, un libro para soñar.

Hace tiempo que me comparto y recibo muchas enseñanzas en un par de grupos de literatura infantil en Facebook y en ellos descubrí a Raquel Rodríguez García y su álbum titulado “Donde duermen los sueños” ilustrado por Salvado Rojo. En este caso hablamos de un libro autoeditado, algo que en la actualidad está en pleno auge, ya que son muchas grandes obras las que estamos viendo autoeditadas.

Cuando me puse en contacto con Raquel para adquirirlo, además de tenerlo en mi wishlist de libros, lo hice por el momento en el que me encontraba, acababa de opositar y tenía en mí esa sensación de que no iba a salir todo como lo había planeado. Tenía la primera parte del examen suspensa y reclame sin esperanza, Raquel me mandó el libro con una  bonita dedicatoria en la que me decía “Sigue tus sueños y disfruta el camino” a los pocos días de recibirlo me daban una buena noticia en la reclamación y por consiguiente había pasado a la siguiente fase. Pensé: “ESTE LIBRO ¿SERÁ MÁGICO?”.

Desde que abrí el paquete ya comenzó a ser mágico, me rodeo de repente un olor a chucherías (yo pensaba que me estaba volviendo loca) y cuando hablé con Raquel me lo explicó todo. Si queréis saber más tendréis que vivir ese momento de sacarlo del sobre (¡Que intriga! ¿no? jeje).

Las imágenes te invitan a soñar, son ilustraciones suaves, delicadas,  en tonos pastel, lo que nos muestra que se va a tratar de un libro especial, mágico y que nos invita a adentrarnos en un mundo de sueños. Pero si bien es cierto que quizás algunas de ellas podrían asustar a los más pequeños sino llevan consigo una bonita explicación.
El álbum ilustrado que nos ocupa trata de una historia bastante onírica en la que la protagonista, Julia, se adentra en un viaje con su Osito de peluche llamado Otto. Un viaje en el que se dará cuenta que los sueños pueden cumplirse, que la vida es demasiado corta para estar triste por lo que debemos luchar por conseguir caminar hacia la felicidad. Cuando Julia vuelve a la vida real (se despierta de su sueño) se da cuenta que va a luchar por lo que quiere ser y va a conseguirlo.

Cuando adquirí este libro pensé en poder utilizarlo con niños desde los 3 años, algo que al ver las ilustraciones, el texto y la historia me hizo plantearme si sería adecuado. Siempre digo que los cuentos y álbumes no tienen edad y que cada niño se queda con una parte del libro, con Donde duermen los sueños nos adentraremos en nuestro propio viaje para reflexionar sobre lo que queremos conseguir, dándonos un empujón para confiar más en nosotros mismos.
Aunque podemos utilizarlo con niños más pequeños dejando un poco libre lo que vamos a trabajar con el libro, veo mucho más indicado este álbum para niños mayores de 6-7 años, que ya tengan una capacidad de percepción de la historia más adecuada, así como puede ser un bonito regalo para esas personas que están perdiendo las ganas de soñar: esos opositores frustrados que ven lejano su sueño, esa persona que lleva mucho tiempo luchando por ese trabajo soñado, esa persona que pasa por un bache en su vida (personal, enfermedad, laboral). Este álbum les dará un empujón ya que tiene una sensibilidad especial y te hace pensar que aquello que anhelas es posible. 

A simple vista puede parecer un álbum con el que trabajar los sueños, la consecución de un sueño, la superación. Pero ¿qué podemos trabajar con este álbum ilustrado?

  • Bullying: vemos como la pequeña Julia está encerrada en su pequeño mundo, triste, sin ganas de luchar. Este sentimiento es habitual en niños que están sufriendo el tan odiado acoso escolar y este libro podría ser un bonito apoyo para que salgan adelante, para que tengan ganas de seguir adelante y conseguir sus sueños.
  • Enfermedades: al igual que con el bullying, Julia podría estar pasando por un bache en el ámbito de la salud, podría servir para esos pequeños que por desgracia sufren cáncer, la rotura de un hueso o alguna enfermedad que les haga estar ingresados o encerrados en casa por un período de tiempo. Este libro les invita a salir de ahí, a soñar, a superarlo.
  • Sueños: podemos centrarnos en trabajar los sueños de nuestros pequeños, conocerlos más interiormente con lo que sueñan, lo que quieren ser, sus anhelos, sus miedos… Podríamos incluso crear “la caja de los sueños”, a modo juego cada niños escribirá uno de sus sueños más importantes y de manera anónima iremos sacándolos de la caja para ver si los compañeros adivinan de quien es ese sueño.
  • Nuestra mascota de peluche: cuando somos pequeños casi todos hemos tenido una mascota de peluche. Si trabajamos el cuento con niños más pequeños podríamos trabajar esto con “el libro de las mascotas”, cada semana uno de nuestros peques se llevará a casa el libro para fotografiar su mascota y contarnos algo de ella.  Al finalizar la rotación del libro tendremos un bonito álbum de las mascotas del aula.
  • Cómo se crea el arco iris. A lo largo de la historia vemos el arco iris en varias ocasiones lo que nos puede llevar a explicar cómo se crea, por qué sale, si alguna vez lo hemos visto, etc. Incluso podríamos elaborar nuestros propios arco iris con diferentes técnicas artísticas.
  • Las nubes. A partir de la cantidad de nubes que aparecen en el cuento podríamos trabajar diferentes cosas, sin olvidar que cada niño tiene una perspectiva diferente y podríamos llegar a un punto en que cada uno tiene una idea sobre las nubes, su color, su formación, niños que hayan volado en avión y las hayan visto cerca, niños que tengan mucha imaginación, etc. Así podemos realizar actividades en torno a como se crean las nubes, el ciclo del agua, las nubes de azúcar e incluso podríamos crear pequeñas nubes de algodón de azúcar en el aula o en casa con nuestros pequeños.

Seguro que si seguimos analizando nos salen muchísimas otras opciones para trabajar a partir del libro, pero lo que si queda claro es que es un libro para conocernos a nosotros mismos y a los demás, para empujarnos hacia nuestros sueños, para hacernos crecer y madurar y a la par para nunca dejar de ser niños.

Quizás no sea un libro para divertirse, para reír y para pasarlo genial pero sí para apoyarse, para sentirte comprendido, para aprender a superarse y esto es lo que lo hace necesario en cualquier biblioteca de aula. 

Este libro es como una lámpara mágica, la primera vez que lo froté me concedió lo que pedí ¿esta vez será igual? Me quedo con el empujón mágico que me ha dado a mí y espero que con este olor a algodón de azúcar me acompañe hacia ese sueño que es el de seguir enseñando, seguir educando y algún día tener mi plaza tan ansiada.

Si quieres soñar como lo hemos hecho cada uno que lo tenemos en nuestra librería sólo tienes que adquirirlo en cualquier librería, yo os recomiendo la cuentería respetuosa o poniéndote en contacto con Raquel Rodríguez a través de Facebook.

No hay comentarios:

Publicar un comentario