miércoles, 25 de octubre de 2017

Marcos y la Luna

Hoy hablamos sobre el Trastorno de Espectro autista (TEA), más conocido por todos como autismo y es que hace tiempo os traje un post llamado "El autismo es parte de este mundo, no es un mundo aparte" donde podíais encontrar una recopilación de cuentos con los que trabajar el TEA pero todavía no había descubierto a Iria Juaneda y su historia.

Iria es mamá de un niño con autismo, el protagonista de esta historia y el que ha empujado a Iria a intentar ayudar a otros con algo que para ella ha sido útil, en este caso la luna. Iria a comenzado con esta pequeña joya un recorrido para mostrar al mundo las implicaciones que tienen tener este trastorno, un trastorno cada vez más oído en la sociedad pero no por ello conocido. Precisamente esta falta de conocimiento es lo que hace que no se entienda y más con la gran variedad que encontramos en cuanto a tipología: Autismo o Síndrome de Kanner, Síndrome de Asperger, Trastorno desintegrados infantil o Síndrome de Heller y por último Trastorno generalizado del desarrollo no especificado. Si quieres saber más click aquí y obtendrás un explicación sencilla de la mano de psicología y mente. 
¿Qué debemos hacer como sociedad actual, cómo docentes del hoy que crean niños del mañana, cómo padres actualizados? Debemos informarnos, debemos formarnos y capacitarnos para transmitir esto a los más pequeños que al fin y al cabo son quienes llevarán a cabo una mejora de la sociedad futura y con ello mejorar la vida de estos pequeños niños/as con TEA, hacérselo más fácil ya que su mayor handicap se encuentra en el ámbito social.
Para poder ayudar algo muy útil es la literatura infantil y por esto Iria Juaneda en compañía de María Quintanilla se lanzan a la aventura y autoeditan un libro lleno de dulzura con el cual ayudarán a asociaciones como la Asociación Autismo Sevilla o la Asociación "Marcos y la Luna" (Asociación de personas con TEA u otra diversidad funcional).
Como ya he comentado antes Marcos es el protagonista de la historia y vaya si lo es porque nada más recoger el paquete lo primero que me encuentro es su dedicatoria, la de Marcos y sinceramente con mi espíritu de docente se me iluminaron los ojos. Luego ya me detuve a leer la dedicatoria de Iria, ella me perdona que le quite este protagonismo jeje. 
Iria cuenta que la Luna siempre fue un símbolo de unión con su pequeño y por eso crea este cuento, Marcos siempre acude a ella cuando está preocupado porque ella es la que le ayuda siempre, la que le entiende y sabe darle soluciones para todo. Por este motivo le pide ayuda para comunicarse con sus compañeros, para tener amigos y saber jugar con ellos ya que no les entiende ni ellos a él. 
Como no podía ser de otro modo la Luna se lanza a ayudarle con una bonita canción que todos los niños de su cole escuchan, en esta canción la luna explica todo lo que le gusta a Marcos, les explica que es un niño más y le gusta cantar, bailar, correr pero a diferencia de ellos no entiende ciertas cosas por eso deben tener cuidado con tocarle de repente, hablar muy alto y que por eso a veces grita o tira cosas. Así que la luna les enseña a comunicarse con él a través de dibujos o fotos (pictogramas), que no se asusten si grita y si le hablan despacio y le hacen sentirse seguro serán todos muy felices. 
Desde mi punto de vista es una manera muy sencilla de enseñar a los demás niños/as del colegio cómo deben actuar, porqué Marcos actúa así y cómo podemos hacer que todo sea más fácil en el aula. Iria intenta plasmar en este libro aquello que cree que se necesita en las aulas, se trata de un libro que aborda la amistad, la empatía, la comprensión, la diversidad, la igualdad, el compañerismo, y es que precisamente todos los niños/as necesitan esto pero quizás los alumnos/as con algún tipo de trastorno o dificultad necesitan un pequeño plus de ayuda por parte de todos: compañeros, maestros y familias.

Por decir algo negativo diría que quizás he echado de menos unas pastas un poco más duras ya que el cartero fue un poco sinvergüenza y me dobló el libro a pesar de poner Iria en el sobre Libro, no doblar. Pero es una pequeña queja casi más hacia el cartero que hacia el libro.
Está claro cuál es el objetivo del libro y es concienciar sobre el TEA, sobre lo que supone este trastorno y cómo afrontarlo en el aula y en casa, pero ¿qué más podemos trabajar?
La luna. Este satélite aparece en todo el cuento y esto puede darnos pie para trabajar las fases lunares, ya que en el cuento aparece luna llena y muchos niños podrían saberlo ya. De ahí podríamos ir tirando para trabajar la diferencia entre luna llena y nueva, añadiendo también menguante y creciente. Una actividad que gusta mucho en clase (siempre que no haya alergias) es la de aprender las fases con galletas oreo, ya que es divertido y sabroso a la vez. 
Inteligencia musical. A partir de la imagen de la luna cantando podemos trabajar bastantes elementos musicales, desde las figuras que aparecen como la corchea o semicorchea, la clave de sol y diferentes instrumentos como el piano o el violín. A partir de aquí podemos ir ampliando conocimientos dependiendo el nivel en el que nos encontremos. Además de todo esto podemos ponerle música a la canción de la luna y prepararla para enseñarla a las familias, haciendo partícipes a todos los niños con instrumentos sencillos como claves, triángulos o crótalos acompañados de una melodía sencilla. 
Conteo. En cada una de las páginas aparecen una serie de estrellas que enfatizan la magia del cuento, estas estrellas pueden darnos pie para contar y comparar el número de estrellas que encontramos en cada página. Por ejemplo, ¿dónde hay más estrellas en la página anterior o en esta? Y con las respuestas podemos ir haciendo una tabla comparativa y decidir cuál es la página más/menos estrellada, etc.

Sevilla. El cuento se encuentra ambientado en Sevilla y por ello se mencionan elementos tan típicos como el Guadalquivir o el puente de Triana, esto nos puede ayudar a trabajar la cultura andaluza, lo típico de esa ciudad, si alguno ha estado, qué se suele comer allí, el tiempo que allí hace, etc. Un tema muy enriquecedor culturalmente y que puede dar mucho de que hablar en el aula, ya que si alguno ha estado allí no les habrá pasado desapercibido ciertos elementos como el acento o el clima (sobre todo si eres del norte como nosotros jeje, os pasará lo mismo a la inversa ya que los niños se quedan con todo).
Las emociones. En este cuento aparecen dos emociones claramente diferenciadas la tristeza y la alegría, a partir de este cuento podemos ponerle expresión a estas emociones y derivar en otras de mayor dificultad de comprensión dependiendo del nivel de nuestros alumnos y siempre respetando su ritmo de aprendizaje.
Si queréis adquirir esta maravilla podéis hacerlo a través de la propia autora (Click aquí)  y os lo mandará dedicado por ella y su pequeño con muchísimo amor o también a través de amazon
Si os parece poco Iria Juaneda ha publicado en estos días un nuevo cuento titulado "¿A qué jugamos Luna?" un libro a través del cual la luna enseña a Marcos a jugar a través de un juego muy especial, un juego que nos adentrará en el mundo del autismo. Iria asegura que lo más bonito ha sido llevar a cabo la creación de este cuento junto a su pequeño y de igual modo que "Marcos y la Luna" los beneficios van destinados a la Asociación Marcos y la Luna. Si queréis adquirirlo de igual modo que el anterior Iria os lo mandará con un puñado de amor. 
Cómo ya he dicho en varias ocasiones el autismo es parte de este mundo, no es un mundo aparte, por este motivo debemos formarnos, informarnos y ayudar en la medida de lo posible a aquellos pequeños y grandes que lo tengan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario