lunes, 14 de enero de 2019

Oposiciones a maestro/a, mi experiencia

Hoy dedico este post a otro tema de los que más os suele interesa, mi propia experiencia en las oposiciones al cuerpo de maestros/as. Iré respondiendo, en pequeños apartados, las dudas más comunes sobre el proceso selectivo que me van llegando cada día por Instagram y Facebook. Iré hablando de la importancia de la presencia, el tribunal, las partes del proceso, cómo se comporta el resto de opositores, la parte más complicada, etc.

Os pongo en situación, el proceso selectivo al cuerpo de maestros consta de 2 partes claramente diferenciadas y son eliminatorias, tienes que aprobar la primera para llegar a la segunda y aprobar la segunda si quieres optar a plaza. Si no optas a plaza siempre te quedará entrar en la "maravillosa" lista de interinos. Como decía el examen consta de dos partes: 

- La primera parte son dos exámenes escritos en los que debes mostrar toda tu sabiduría en relación a los contenido teórico-prácticos de tu especialidad (tema y supuesto). Cada Comunidad marca el tiempo del que dispones para realizar estos exámenes, por ejemplo, en Castilla y León disponemos de hora y media para cada parte, en Asturias dos horas para cada parte y en Valencia disponen de cuatro horas para el supuesto.

- La segunda parte son dos exposiciones orales consecutivas en las que se valorará tus aptitudes pedagógicas y los recursos de los que dispones  para llevar a cabo un curso escolar (programación y defensa de la unidad)

Dependiendo de la Comunidad la primera parte te la corrige el tribunal o te toca ir a leerla tú ¿Leerla? Sí, leerla. Haces el examen escrito (supuesto y tema), lo metes en un sobre cerrado y cuando te convoquen, en un día y hora fijados, acudes y se lo lees con fluidez y solvencia. El tribunal valorará lo que lees y te pondrá una nota que determinará si pasas a la siguiente fase o no. Por otro lado la segunda fase al igual que la primera, dependiendo de la comunidad, dispondrás de un tiempo u otro para la defensa de la programación y la unidad y el documento que entregas tendrá unas características u otras (letra, márgenes, número de páginas...).

Además de todo esto, dependiendo de la Comunidad el tribunal puede tener derecho a una ronda de preguntas o no y esta parte es la que más nerviosos nos suele poner porque es la que más se escapa de nuestro control, debemos prepararnos para ella pero ya os adelanto que no suelen ir a pillar mucho a menos que te vean muy sabiondo y si la programación es tuya sabrás salir del embrollo. 

Como estáis viendo cada Comunidad es un mundo por lo que os recomiendo que leáis la última CONVOCATORIA de vuestra Comunidad para conocer las características de vuestro examen, los tiempos de los que disponéis, la longitud de tu programación o los puntos del baremo. Esta convocatoria la podéis encontrar buscando en Google: 
"Convocatoria oposiciones maestros [nombre de vuestra comunidad] y el año de la convocatoria".

La verdad que el proceso se hace largo y es complicado cuando tienes que desplazarte por que a veces tienes que acudir a la ciudad en la que te examinas hasta tres y cuatro veces (examen escrito, lectura, entrega de programación y defensa) con lo que ello supone, alojamiento, comidas, gasolina, días de trabajo... Pero todo esto merecerá la pena el día que te veas en un aula disfrutando de tus pequeñ*s y poniendo en práctica todo aquello que tanto tiempo nos ha llevado interiorizar 
Como muchos me preguntáis os pongo en situación sobre mi experiencia. En 2015 finalicé el grado de Educación Infantil y al curso siguiente realicé el curso puente que me daba el grado de Educación Primaria, a la vez preparé las oposiciones para Educación Infantil en la Comunidad de Castilla y León, toda una aventura. Era un mundo nuevo para mí y fui con una incertidumbre enorme, algo que se pasa a partir de la primera vez que te presentas al proceso. El curso siguiente fue la locura de año en la que decidieron convocar oposiciones sólo en Madrid y como soy de las que no se rinde decidí presentarme a pesar de haberlo dejado porque no iba a tener lugar ninguna oposición a nivel nacional.

Han sido dos procesos selectivos en los que aprendí muchísimo y me gustaría contaros más. Ambas veces aprobé sin obtener la oportunidad de trabajar pero con el buen sabor de boca de aprobar, porque si esos dos años (uno sacando un grado y otro estudiando a medias) conseguí aprobar, creo que si me vuelco al 100% puedo conseguirlo, yo y todos vosotros podemos hacerlo. Es difícil sí, pero no imposible, por eso he decidido animaros   con mi experiencia que ha sido bastante positiva a pesar de no conseguir trabajar en la escuela pública hasta ahora. Si te interesa sigue leyendo.
En estos dos procesos selectivos me he dado cuenta que nuestra presencia ante el tribunal (ya sea la parte escrita u oral) es muy importante y muchos opositores no se dan cuenta de ello. Es injusto que por nuestro aspecto nos juzguen pero en esta sociedad las cosas todavía funcionan así y debemos ser cautos.

Está claro que en junio hay ciertas ciudades en las que no vas a ir de cuello alto pero tampoco veo lógico ir en shorts y chanclas a un examen oficial de oposiciones. En la última convocatoria de Madrid me encontré con personas presentándose al examen como si fuesen a la piscina y aunque sea el examen escrito veías como el tribunal les miraba de arriba-abajo y les analizaba. Además si el examen tienes que leerlo tú y no lo corrige el tribunal tienes que sentarte en una mesa de colegio o instituto y si vas con una falda o short muy corto puede ser incómodo para el tribunal. No considero que haya que ir de traje o disfrazados, siempre tenemos que ir cómodos, pero sí debemos mostrar un mínimo de elegancia ya que no sabes quién te examina y cuáles son sus prejuicios.

Por otro lado también pienso que es importante llevar al examen escrito algún elemento personal que haga al tribunal acordarse de ti. Conozco una persona que siempre iba de amarillo a las oposiciones ya que es un color muy poco usado en momentos en los que necesitas suerte, una camiseta estampada un poco especial o algún elemento que creas que llamaría la atención (pero sin pasarse claro). 

De igual modo en el examen oral es importante no llevar elementos distractores ya que queremos que nos hagan caso y escuchen lo que decimos, por ejemplo las uñas y los labios pintados de color fuerte pueden dar lugar a distracción, el pelo recomendaría llevarlo atado si eres de las que se toca mucho el pelo, el pelo fuera de la cara si eres de las que lo lleva con flequillo, es decir, que visualmente sea agradable verte exponer tu programación evitando esos elementos o gestos que puedan distraerles del objetivo principal: ESCUCHARTE.
Otro tema muy importante es el resto de opositores, somos un grupo muy heterogéneo y podemos encontrarnos con muchos tipos de personas diferentes pero si algo me he encontrado en todas las convocatorias a las que he ido es a personas desmotivando a otras. Es muy importante tener claro que no te tiene que afectar nada de lo que te digan o cuenten en ese momento, he visto como gente novata entraba con un disgusto enorme al examen porque le habían quitado la ilusión de conseguir trabajar y me parece de un mal gusto increíble.

Mismamente en mi tribunal una maestra con varios años más que yo intento contarnos a mí y otra opositoras que había sacado un 9 y pico y nunca había trabajado, que era complicado y se estaba planteando dejarlo. Cuando analizamos la situación y entramos a ver sus notas fue increíble porque no llegaba al 7 y si se supone que tienes un 9 y pico te mantienen tu mejor nota. Con esto quiero decir que mentir es fácil y aunque yo considero que no sirve para nada mucha gente considera que sirve para quitarse gente de delante. A mí no me afectó pero a la otra opositora un poco y ahí estuvimos intentando animarla.

Por supuesto que no quiero generalizar y contar aquí que el resto de opositores son la bruja de Blancanieves ya que todas las personas no son iguales, pero tened cuidado porque no sabéis con quién estáis hablando y si lo que te está contando es verdad. Por desgracia en este proceso todo es subjetivo y cada persona tiene su experiencia y lo cuenta desde su punto de vista. 

En las oposiciones como en el resto de los ámbitos hay gente buena y gente menos buena, por este motivo debemos ir con pies de plomo, confiando en nosotros mismos y evitando hacer caso a lo que nos diga cualquier desconocido porque en un momento de nervios y debilidad como los minutos previos al examen pueden enviarnos al pozo más profundo. 
Cuando nunca te has presentado a la oposición ves al tribunal como algo muy distinto a lo que en realidad es, el tribunal está formado por personas como tú y como yo que han pasado por este proceso hace más o menos tiempo, todo esto hace que la gran mayoría de las veces empaticen contigo. Siempre te puedes encontrar con algún miembro del tribunal que es un poco más "especial" o que se ha olvidado de lo que significa un examen de oposición pero casi siempre es a la inversa.

Las dos veces que me he presentado he aprobado, por lo que he vivido todas las fases del proceso con dos tribunales diferentes y mi experiencia siempre ha sido muy buena, si me ponía muy nerviosa me hacían gestos tranquilizadores e incluso me quedé en blanco en una de las exposiciones de la unidad y me dieron una botella de agua, me animaron y me dijeron: "vuelve a empezar desde este punto". 

Con todo esto os quiero decir que si os comportáis con naturalidad ellos harán lo mismo, siempre desde la seriedad y el rigor que se necesita en estos casos, pero tratándote en primer lugar como persona y luego como opositor. Así que fuera ese miedo al tribunal e intentad ser vosotros mismos porque eso es lo que hace que digan "esta persona merece la pena".
Otro tema que os preocupa muchísimo es la organización del tiempo durante las diferentes pruebas. Dependiendo de la comunidad, como ya os he dicho antes, disponéis de un tiempo para cada prueba y es importante que el tiempo sea suficiente para llevar a cabo el examen de forma correcta para que no nos resten puntos. 

En la PARTE ESCRITA es muy importante que regulemos el tiempo para que nos dé tiempo e elegir el tema que vas a desarrollar, redactarlo, repasar la ortografía, tocar cada apartado, introducirlo, concluirlo y poner la bibliografía. De igual modo en el supuesto nos tiene que dar tiempo a exponer la situación, decidir cómo actuamos ante ella, redactarla y concluirla adecuadamente (pronto haré un post sobre supuestos). 

Todo esto os suele dar mucho quebradero de cabeza, a veces me escribís con el número de páginas que tenéis en cada tema, con el tiempo que tardáis en escribir el tema, con el problema de tiempo ante un supuesto, con le miedo a improvisar, etc. 

Desde mi punto de vista, no creo que sea necesario comerse la cabeza en exceso con el tiempo que tardas en tu casa al redactar un tema o el supuesto (a menos que tardes más de dos horas y media), nunca me he cronometrado, nunca he dedicado mucho tiempo en ver si voy justa o no. Dedico mi tiempo a estudiar y a memorizar el máximo de información posible, lo dedico a intentar tocar todos los apartados del tema, la introducción y la conclusión son muy importantes, la bibliografía es necesaria y de nada vale si dedicáis mucho tiempo a los dos primeros puntos y dejáis vacíos los dos últimos. 

Por otro lado me soléis preguntar si he improvisado en las oposiciones, POR SUPUESTO QUE SÍ. Tienes hora y media o dos horas como mucho para realizar la prueba escrita y en mi cabeza no cabe la posibilidad de bloqueo o de pararme a pensar cinco minutos sobre la palabra que iba en esa oración, así que me lanzo a escribir sobre el tema aunque me salte algún párrafo del tema. Sigo escribiendo y escribiendo y si lo vuelvo a recordar la conclusión es un buen lugar para plasmarlo, no os cerréis en banda si algo nos permite el temario abierto que tenemos es la improvisación. 

¡OJO! Esta es mi experiencia y como yo lo veo, si eres de los que empolla sin pensar lo que estudia, es igual de lícito, pero no te servirá la improvisación. 

Si hablamos de la SEGUNDA PARTE, el examen oral, también disponemos de tiempos distintos según la Comunidad a la que vayamos y la programación tendrá unas características diferentes por lo que es MUY IMPORTANTE leerse LA CONVOCATORIA

En esta parte debemos defender una programación de un curso escolar y de todas las unidades didácticas que hacemos para esta programación sortean tres y eliges una para defenderla. A partir de aquí nos encierran sin contacto con el exterior durante una hora para preparar materiales y exposición mientras otro compañero expone la suya que ha sido preparada previamente. Tenemos una larga hora que en mi caso se hace eterna pero es muy útil para ubicarte sobre todo lo qué quieres decir y cómo lo quieres decir. Llegado el momento del examen te llaman y para dentro a defenderlo como tú sólo sabes.

En esta parte del examen también es importante regular el tiempo, en mi caso llevo siempre un reloj  con los números grandotes y lo pongo en la mesa para ver cuánto tiempo llevo y cuánto me queda ya que soy tan nerviosa que hablo como una moto y lo que tengo preparado para media hora lo digo en quince minutos. Debemos hablar despacio, vocalizando y tocando todas las partes necesarias en cada examen (programación y unidad). 

Mi experiencia ha sido bastante buena y me ha dado tiempo a decir todo lo que he querido decir aunque se me ha olvidado mencionar alguna cosas o sacar algún material y por eso sigo aquí opositando porque no lo he hecho perfecto. Aún así os digo que no es para tanto y si os ponéis muy nerviosos os recomiendo tomaros una infusión relajante o algo similar para evitar que esos nervios te hagan desmayarte, escapar corriendo o llorar como ha ocurrido en alguna de las convocatorias a las que he ido.
Por último me gustaría daros mi opinión sobre la parte más difícil en el proceso y para mí ha sido la ronda de preguntas del tribunal. Tal y como he dicho al principio de este post es la parte que menos puedes preparar porque no sabes por donde te va a salir el tribunal. También os digo que no ha sido nada traumático, nunca me han preguntado nada imposible de responder ni ninguna pregunta ha sido a pillar excesivamente. 

En la convocatoria de Castilla y León me preguntaron muchísimo sobre los materiales que llevaba, por qué los había elegido, qué otros usos les daría... En la convocatoria de Madrid se centraron más en preguntas sobre metodologías innovadoras como el ABN, Montessori o la Inteligencia Emocional, preguntas sobre cómo las integraría en mi programación, sobre por qué mencioné X metodología en un ámbito concreto, sobre las Inteligencias Múltiples que son la base de mi programación o sobre la literatura infantil como recurso principal en mi aula. Temas que normalmente solemos controlar porque es nuestra elección frente a nuestra forma de trabajar. 

JAMÁS me han hecho preguntas raras como mucha gente me ha comentado que le han hecho, aunque también os digo que debéis ser humildes, mostraros como sois, defender vuestro trabajo con seguridad y con uñas y dientes pero sin ser arrogantes o demasiado crecidos. Estáis hablando con gente que tiene plaza y aunque a veces tengan menos experiencia que vosotros son los que tienen la sartén por el mango, que no es os olvidé. Para mí lo más importante en la defensa es mostrar: HUMILDAD, CERO ARROGANCIA, SINCERIDAD, SEGURIDAD Y DECISIÓN A LA HORA DE CONTESTAR.

No quiero aburriros más, sólo espero que todo esto os sirva para ver que la oposición es una carrera de fondo pero que nada es imposible, que el tribunal son personas igual que nosotros, que es un proceso largo y cansado pero que debemos llevarlo lo mejor que podamos, que debemos evitar hacernos daños y alejar a la gente negativa y que siendo nosotros mismo seremos la mejor versión y gustaremos más al tribunal que si nos convertimos. 

Pronto un nuevo post sobre Supuestos y Programación e igual me animo a hacer algún directo en instagram para contestar vuestras preguntas en directo. Como siempre os digo: FUERZA, CONSTANCIA, ÁNIMO, AGUANTE Y ADELANTE

1 comentario: